Balvina Muñóz #MeCuadroConEllas

La poetisa Balvina Jacqueline Muñóz fue encarcelada el 22 de abril de 2014, luego de que una patriota cooperante la acusara de “instigar al terrorismo y al odio social” por escribir un cuento titulado “El Amor en tiempos de Guarimba”. Mientras estuvo en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), fue agredida brutalmente por reclusas de alta peligrosidad. Su historia forma parte de nuestra campaña #MeCuadroConEllas. Mujeres Venezolanas en Acción

María Afiuni #MeCuadroConEllas

La jueza María Lourdes Afiuni fue detenida en diciembre de 2009, tras ordenar la liberación de Eligio Cedeño, un empresario detenido por evasión de los controles de divisas (dólares regulados), acto que llevó al presidente Hugo Chávez a pedir públicamente su condena. Afiuni denunció que fue violada mientras estuvo recluida en la cárcel de mujeres, el INOF, donde estuvo hasta febrero de 2010. Según su relato en un libro, a consecuencia de la violación quedó embarazada, pero tuvo un aborto en la cárcel. Durante su estadía en prisión recibió una patada con la bota de una Guardia Nacional que le causó una distorsión en una cuarta parte del seno. Además, al lado de su celda trasladaron a reclusas que ella condenó y fue víctima de varias golpizas. Nadie hizo nada para evitarlo. Con su impresionante relato culminamos hoy, Día Internacional de los Derechos Humanos, nuestra campaña de 16 días #MeCuadroConEllas Mujeres Venezolanas en Acción

Angelly Pernia #MeCuadroConEllas

Angelly Pernía dice que no cree en la justicia, y no es para menos después de lo que vivió. En el marco de una protesta estudiantil, fue atacada por un grupo de siete funcionarios de la Guardia Nacional que la identificaron como dirigente estudiantil: “El primer golpe lo sentí con el casco en la parte de la nuca, luego me arrodillan en el piso y me dan golpe en los riñones y vientre y me escupen”. La trasladaron hasta la Residencia de Gobernadores, donde continuaron las agresiones dentro de la patrulla. El gobernador y su esposa estaban ahí y con las pocas fuerzas que le quedaban de la golpiza, Angelly gritaba para llamar su atención: “Para callarme me rocían con cloro y con gasolina, y uno de los funcionarios, muerto de la risa, me dice que me va a prender, que eso va a ser culpa mía” La trasladaron al cuartel de Politáchira y la metieron en una celda de castigo. Pese a tener una hemorragia uterina intensa, producto de la golpiza, le impidieron cambiarse de ropa o siquiera ponerse una toalla sanitaria. En medio de irregularidades, la sentenciaron a 15 años de cárcel, pues le sembraron un bolso con explosivos de Cavim. La juez, sin embargo, accedió a trasladarla a un hospital por el sangrado. Tuvieron que operarla pues, entre otras cosas, tenía un ovario desgarrado por los golpes que le dieron. Después le dieron una medida cautelar. La valiente historia de esta joven forma parte de nuestra campaña #MeCuadroConEllas. Mujeres Venezolanas en Acción

Deynis Figueroa #MeCuadroConEllas

Deynis Figueroa había madrugado para conseguir algo de comida para sus hijos. Estaba en la fila junto a su hermana y otras mujeres, esperando para adquirir dos paquetes de harina y uno de pasta. De pronto, llegaron unos funcionarios de la Guardia Nacional y sacaron dela cola a su hermana. Cuando Deynis se quejó, se la llevaron a hacerle compañía. Las subieron en un convoy junto a otras mujeres. Una señora argumentó que no podía ir presa porque tenía un niño de meses. Uno de los guardias reaccionó lanzándola del convoy. Hicieron lo mismo con todas las que iban en la unidad, incluida Deynis, quien se desmayó desde el momento en que cayó al pavimento. Recobró la consciencia en el hospital. Su hermana estaba allí también, ensangrentada y vomitando sangre. Los guardias que las lanzaron trancaron el paso para que nadie pudiera ayudarlas. A los que intentaron acercarse les lanzaron perdigonazos. Cuando finalmente las socorrieron, los funcionarios gritaban: “Que se mueran esas malditas bachaqueras”. La historia de Deynis forma parte de nuestra campaña #MeCuadroConEllas. Mujeres Venezolanas en Acción

María Elena Uzcátegui #MeCuadroConEllas

Cuando a María Elena Uzcátegui la sacó la Guardia Nacional de su apartamento en Barquisimeto, estado Lara, el 12 de septiembre de 2014, el coronel a cargo le dijo que iba feliz porque llevaba su trofeo, a “la reina de la guarimba”. Uzcátegui, quien no había tenido ni una multa de tránsito en su vida, fue detenida por resguardar en su hogar a estudiantes que protestaban. En el allanamiento le sembraron explosivos, morteros, unas bombas lacrimógenas; y le robaron divisas, el pasaporte, una tableta y su teléfono celular. En total fueron 47 los detenidos esa noche. Fueron trasladados al destacamento, donde las mujeres, entre ellas María Elena, durmieron y comieron en el piso. El martes 16 los trasladaron a los tribunales y, para su sorpresa, cuando estaban dictando los cargos de todos, a ella le dijeron que quedaba privada de libertad y que iría al anexo femenino de la cárcel de Uribana. “Cuando llegas ahí empieza la humillación peor”, dice, quien estuvo tres meses detenida en ese lugar. Su historia forma parte de nuestra campaña #MeCuadroConEllas.Mujeres Venezolanas en Acción