REPORTE SOBRE LA REPRESIÓN EN VENEZUELA. ENERO 2022

/
/
391 Views

RESUMEN EJECUTIVO

La cifra de presos políticos en el país se ha mantenido por encima de las 200 personas durante el primer mes del año 2022. Específicamente, al 31 de enero existen en Venezuela 242 presos políticos.

Durante el mes de enero se reportaron dos “detenidos políticos”. Estas personas fueron detenidas arbitrariamente el día 9 de enero durante la repetición de las elecciones regionales en el estado Barinas.

Los detenidos desempeñaban para el momento de su detención cargos en la administración pública, específicamente, en la alcaldía del municipio Cruz Paredes del estado Barinas.

El Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la Organización de las Naciones Unidas, hizo pública durante este mes la opinión identificada como 74/21, en la cual se determina como arbitraria la detención de la presa política Emirlendris Benítez. En el texto del documento, el Grupo de Trabajo, pide al Gobierno de Venezuela poner inmediatamente en libertad a Emirlendris Benítez y que se le conceda el derecho a obtener una indemnización y otros tipos de reparación de conformidad con el derecho internacional. Así mismo, el Grupo de Trabajo: “insta al Gobierno a garantizar una investigación completa e independiente de las circunstancias que rodearon la detención arbitraria de la Sra. Benítez y a tomar las medidas apropiadas contra los responsables de la violación de sus derechos”

La situación de los derechos humanos en Venezuela fue evaluada por tercera vez por el mecanismo del Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU (EPU). El 28 de enero, el grupo de trabajo del EPU aprobó las recomendaciones hechas a Venezuela por parte de los países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
En total, se formularon 328 recomendaciones respecto al marco de los derechos humanos, entre las que resaltan las siguientes: liberar a los presos políticos; restablecer la independencia judicial y la autonomía del Ministerio Público; garantizar la libertad de expresión y reunión; abstenerse de persecuciones a defensores de derechos humanos, periodistas y opositores; colaborar con los órganos de Naciones Unidas permitiendo las visitas de sus distintos mecanismos y procedimientos especiales; investigar las presuntas ejecuciones extrajudiciales y detenciones arbitrarias; ratificar el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y de la Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas.