REPORTE SOBRE MUJERES VICTIMAS DE LA REPRESION POLITICA EN VENEZUELA. Septiembre 2021

/
/
738 Views

RESUMEN EJECUTIVO

Este reporte refleja no solo las cifras relativas a las mujeres que han sido detenidas o privadas de libertad por motivos políticos en Venezuela, sino también evidencia cualitativamente, a través de entrevistas y testimonios, la realidad sobre los malos tratos que reciben las mujeres (madres, esposas, hermanas) de presos políticos, por parte de los funcionarios custodios, especialmente durante las visitas, solo por el hecho de tener un familiar preso injustamente.

Entre enero del año 2014 y septiembre de 2021 un total de 1.751 mujeres fueron reportadas en el país como detenidas por motivos políticos.

Por lo que respecta a las mujeres que actualmente están privadas de libertad, catalogadas como presas por motivos políticos, la cifra es de 15 personas.

Dentro de esta categoría, destaca el caso de Emirlendris Benítez, de 40 años quien debe ser intervenida quirúrgicamente de emergencia. Desde el momento de su arresto arbitrario, el 5 de agosto de 2018, el estado de salud de Emirlendris se ha deteriorado significativamente, hasta el punto de sufrir un aborto por las golpizas y torturas de las que fue víctima tras ser detenida. Actualmente debe trasladarse dentro del Instituto Nacional de Orientación Femenina (centro de reclusión donde se encuentra) en silla de ruedas, ya que se le hace imposible caminar, debido a una dolencia grave en la columna vertebral que debe ser tratada urgentemente con cirugía. Continúa privada de libertad “preventivamente” desde hace 3 años, sin condena y sin evidencias en su contra.

Por lo que respecta a los testimonios aportados por las mujeres que visitan a sus familiares presos políticos, estos reflejan las humillaciones a las que son sometidas sistemáticamente, por parte de los oficiales que tienen a cargo supervisar el acceso a los centros de reclusión. Estos malos tratos no sólo las afecta psicológicamente a ellas, sino también a todo el núcleo familiar, incluyendo en muchos casos a sus hijos. En general, refirieron que, para poder realizar la visita, debieron acceder a la revisión exhaustiva y poco higiénica de los alimentos e insumos que llevan a sus familiares, también manifestaron sentirse de alguna manera acosadas, por la presencia de gran cantidad de funcionarios (armados) durante el desarrollo de las visitas. La mayoría reportó que la requisa corporal por parte de las funcionarias de custodia fue humillante, siendo obligadas a desvestirse completamente frente a otras mujeres visitantes, alumbrando su zona genital con linternas. Reportaron que fueron obligadas a saltar, agacharse, toser y pujar, para de esta manera demostrar que no transportan ningún objeto oculto en sus partes íntimas. También indicaron que debieron desplazarse largas distancias para poder llegar a los centros de reclusión, ya que sus familiares se encuentran presos en ciudades diferentes a lugar donde residen.

Lea el reporte de represion completo aqui: