Personas defensoras de los derechos humanos merecen nuestro apoyo y protección

/
/
492 Views

GINEBRA – En vísperas del día internacional de las personas defensoras de los derechos humanos del 9 de diciembre, el Relator especial de las Naciones Unidas, Michel Forst llama a los Estados, a los donantes y a la sociedad en su conjunto a brindar mayor protección a las personas defensoras de derechos humanos.

Son los “Gandhi” y “Mandela”. Son las “Rosa Parks” y “Malala”. También son personas comunes, abogados, mujeres activistas, líderes comunitarios, periodistas, sindicalistas o defensoras del medio ambiente que luchan por reconquistar nuestros derechos y promover nuestras libertades.

Son llamados defensores y defensoras de los derechos humanos. Son miles de individuos y grupos en todo el mundo que abogan por los derechos humanos, educando, despertando conciencias y pidiendo rendición de cuentas a los gobiernos por sus acciones.

Por esta razón, el derecho internacional reconoce claramente el papel fundamental de las personas defensoras de derechos humanos en poner un término de manera efectiva a las violaciones de estos derechos. La Declaración de las Naciones Unidas sobre las personas defensoras de los derechos humanos urge los Estados a apoyar y proteger estas personas.

Pese a eso, cuando las y los activistas luchan para desenmascarar la injusticia se encuentran con numerosos desafíos y obstáculos para disuadirlos de perseverar. Hace tan sólo dos semanas, el 24 de noviembre, 54 gobiernos se negaron a unirse a otros 117 Estados de la Asamblea General de las Naciones Unidas para apoyar una resolución clave que reconoce el rol de las personas defensoras de derechos humanos, apoya su trabajo y promueve su protección.

Leyes nacionales son muchas veces promulgadas para criminalizar la labor de las y los defensores o para cortar su financiamiento. Estas personas son injustamente retratadas de una manera denigrante y hostil con el fin de intimidarlas y silenciarlas. Enfrentan numerosos riesgos y amenazas como consecuencia del trabajo que hacen o por ser quienes son.

Ciertos grupos son particularmente estigmatizados, como las personas que defienden los derechos de las mujeres, de los derechos LGBTI (personas lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales), de los derechos relacionados con la tierra, con la responsabilidad de las empresas o con los derechos de los pueblos indígenas. Enfrentan cada vez más riesgos y viven bajo amenaza constante.

En conmemoración del día internacional de las personas defensoras de los derechos humanos, el 9 de diciembre, insto a todos los Estados a que apoyen y protejan a quienes defienden los derechos humanos, sea a nivel internacional, regional o nacional, a través de la construcción de alianzas en favor de las y los defensores y de la adopción de medidas concretas para proteger a estas personas.

Insto a los Parlamentarios a que estén en alerta contra las leyes que buscan restringir el espacio de la sociedad civil, criminalizar las actividades de derechos humanos y suprimir fondos destinados a las defensoras y defensores.

Pido a los donantes que den prioridad a la defensa de los derechos humanos a través de fondos no asignados y de recursos específicos para proyectos, en consulta con las personas defensoras de los derechos humanos y con el menor nivel de requisitos burocráticos.

Llamo también a la sociedad civil y a quienes defienden los derechos humanos a mejorar las redes y mecanismos de apoyo mutuo y auto-protección para responder a las amenazas y riesgos actuales, así como prevenir y alertar sobre los desafíos por venir.

Para terminar, pido a la sociedad en su conjunto que reconozca la importancia del papel de las y los numerosos activistas que buscan sin descanso defender los derechos humanos y las libertades fundamentales por el bien de toda la sociedad. Les pido que incentiven a sus gobiernos y a sus parlamentos para que apoyen a los y las defensoras en sus países y en sus políticas exteriores.

En nuestra lucha por la libertad, la igualdad y la justicia, es crucial que empoderemos y protejamos a quienes defienden los derechos humanos – nuestros héroes, nuestras centinelas quienes libran la batalla por nuestros derechos humanos. Se merecen nuestro apoyo incondicional

Fuente: Relator Especial de la ONU